lunes, 27 de marzo de 2017

Análisis: The Last of Us (PS3, 2013) Joel y Ellie, asesinos natos.

Jugar a este juego me ha resultado un cúmulo de sensaciones encontradas. Por un lado, tenemos un título refinado, con una jugabilidad bastante acertada, divertido y con una historia que engancha gracias a la relación entre sus dos principales personajes.
 
Pero por otro lado dicha relación hace aguas por todos lados cuando a lo largo de la aventura comprobamos que se trata de dos asesinos en serie salvajes que con tal de sobrevivir acaban impunemente con la vida de cientos de personas. Quizá esas personas se lo merecían, quizá no, pero el caso es que todo atisbo de credibilidad se ve truncado con el transcurso de las horas.
 
Quizá fue culpa de la propia Naughty Dog que no supo desprenderse del corsé del shooter en tercera persona, que es al fin y al cabo el género al que se adscribe The Last of Us, pero el caso es que el juego me ha dejado una sensación extraña, de una narrativa truncada, de una oportunidad perdida.
 
Veamos qué fue lo que pasó...
 
 
Jugabilidad e historia:
 
Como ya he comentado, The Last of Us se trata de un shooter en tercera persona, con cierta importancia también en los ataques cuerpo a cuerpo. Y al contrario de las tres primeras entregas de la saga Uncharted, el sigilo sí que está bien implementado, resultando igualmente satisfactorio acabar con zombis y humanos a tiro limpio o atacando vilmente por la espalda.
 
Luego aparece el tema de la fabricación de armas, que no está nada mal, así como una cierta progresión del personaje que te da un muy leve toque RPG al juego. También tendremos que sortear ciertos obstáculos en el escenario resolviendo puzles sencillísimos que el juego no duda en ningún momento en resolverte rápidamente si te quedas un poquito atascado.
 
Y aquí es donde aparece uno de los primeros problemas de The Last of Us... Es un juego que te lleva de la manita durante toda la campaña. Incluso cerca del final te aparecen mensajes en la pantalla diciéndote que uses un botiquín si te queda poca salud. Es decir... Es un juego que trata al jugador como si éste fuera gilipollas. Y eso es algo que me cabrea.
 
Es como si en Naughty Dog tuvieran miedo de la frustración del jugador, queriendo evitarla a toda costa. Por un lado nos ofrecen una historia adulta, dura y con muchos matices, pero jugablemente nos tratan como si fuésemos niños de parvulario. Pero bueno... Puede ser que sea un signo del tiempo que nos toca vivir y que puede ser que esto cambie a raíz de juegos como Breath of the Wild.
 
En cuanto a historia, pues más o menos lo que ya he apuntado... Originalidad más bien poca. El argumento toma elementos de The Road, Apocalipsis de Stephen King, Dawn of the Dead y otras obras con ambientación post-apocalíptica similar. Nada nuevo bajo el sol.
 
Pero lo más potente es la relación entre Joel y Ellie, al fin y al cabo. Y aquí es donde no me termina de cuadrar la propuesta de Naughty Dog, ya que si bien se nos intenta vender la imagen de dos seres bondadosos y con capacidad de amar, por otro lado los vemos actuar como auténticos asesinos despiadados y brutales con los que es difícil empatizar realmente. Es como si la propuesta jugable no casara del todo con el guion, creando una disociación ludo-narrativa importante.

Ni tan siquiera el enigmático y adecuado final consigue arreglar del todo la sensación de incoherencia que nos acomete mientras jugamos. Una pena, ya que creo que con otro enfoque jugable la historia de Ellie y Joel hubiera funcionado mucho mejor. Pero tenía que ser un maldito shooter en tercera persona... Puede ser que fuera porque es lo que vendía en la pasada generación, o puede ser que  Naughty Dog está tan encasillada en ese género que no es capaz de desprenderse del todo del mismo, pero el caso es que en mi opinión es una elección de diseño cuestionable.


Apartado visual y sonoro:

Entiendo que en el momento y en la plataforma en la que salió, The Last of Us fuera tan alabado en su día. Pero cuatro años después de su lanzamiento y estando acostumbrados a los gráficos de PC, la verdad es que visualmente el juego es bastante mediocre. Ciertas texturas son paupérrimas (esos árboles y vegetación, penosos), hay popping evidente en ciertas personas, dientes de sierra que hacen daño a la vista, en ocasiones algunos objetos se materializan frente a tus narices sin motivo aparente... Y lo más grave de todo es que tenemos un frame rate inestable que afecta a la jugabilidad.

En los momentos en los que aparecen más enemigos en pantalla o encontramos elementos como el agua o el fuego, el juego petardea hasta los límites de lo jugable. No es un drama, pero afecta al control y lastra bastante el conjunto.

Otra cosa es el diseño de escenarios y la dirección artística, que son muy buenas. Destacan los diferentes ambientes en los que se mueven los personajes, así como la gran cantidad de detalles que presentan los escenarios. También en cuanto a diseño tenemos unas animaciones realmente buenas de personajes principales (los secundarios no tanto) así como unas expresiones faciales sobresalientes.

Es por ese modo que The Last of Us es un juego con un diseño visual abrumador, pero tremendamente lastrado por las limitaciones técnicas de PlayStation 3 y que a día de hoy presenta un apartado técnico deficiente.

Pero todo lo contario ocurre con el diseño de sonido y el apartado musical. Tenemos unos efectos sonoros sencillamente estupendos (se notan las posibilidades económicas del estudio) en los que destacan los sonidos de las criaturas, ciertamente originales, así como un doblaje (he jugado en inglés) magistral, donde destaca la gran interpretación de Troy Baker como Joel.

Y qué decir de la música de Gustavo Santaolalla... Es, a mi gusto, lo mejor de todo el juego y recordará a los que gustaron de otras obras del compositor como Brokeback Mountain. Es una banda sonora contenida, intimista y tremendamente adecuada. Este juego no sería lo misma sin las partituras de Santaolalla y es sin duda uno de sus elementos más diferenciadores. Magistral.


Conclusiones:

The Last of Us es un juego de grandes contrastes. Por un lado nos encontramos con unos gráficos muy limitados y con problemas graves, pero que presentan un diseño artístico sensacional. Es un juego que se maneja muy bien y fácil de controlar, pero que a la vez resulta demasiado sencillo, con una inteligencia artificial muy pobre y que deja poca capacidad de decisión al jugador. Conocemos a dos personajes muy carismáticos pero que no encajan desde mi punto de vista con la ensalada de tiros y los cientos de asesinatos que cometen durante todo el juego.

El resultado final es satisfactorio, y constituye una experiencia que difícilmente se olvida. Pero que está lejos del estatus de obra maestra, salvo en el apartado musical y sonoro, que son sin duda lo mejor de todo el conjunto.

No sé qué pasará con la segunda entrega... Pero si Naughty Dog siguen empeñados en hacer shooters en tercera persona, no creo que veamos una evolución demasiado palpable. Lo cual es una auténtica pena.


Jugabilidad: 8. Diversión: 8. Innovación: 7. Duración: 7.

Gráficos: 8. Sonido: 9. Música: 10. Historia: 7.


Total: 8

 

7 comentarios:

  1. Gracias por tu razonado y profundo comentario.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. tus argumentos son pésimos, te pongo un sólo caso, de todo lo que leí. Dices que "las animaciones de los personajes principales son realmente buenas, pero de los personajes secundarios no tanto". Eso que afirmas es imposible ya que todas las animaciones son por captura de movimiento. No fueron animados los personajes por un animador que le puso mas empeño en unas que otras secuencias. Inventas puntos negativos donde no están.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto en las cinemáticas eso no ocurre. En ese caso todas las animaciones son de una gran calidad.

      Pero yo me refería al propio gameplay, donde por culpa de la mediocre inteligencia artificial veremos a compañeros de tiroteos que le dan la espalda a la enemigos apuntando a Dios sabe dónde o a dichos enemigos que se limitan a asomar la cabecita para que le propones el headshot de turno.

      Pero vamos, que es un detalle nimio que no tiene mayor importancia. El juego tiene problemas mucho más graves que ese, tal y como he argumentado en el análisis.

      ¡Gracias por tus comentarios!

      Eliminar
  3. Dentro de tu nota dices: "acaban impunemente con la vida de cientos de personas. Quizá esas personas se lo merecían, quizá no". Ese comentario me llama la atención, sobre todo vieniendo de alguien que creó un blog con juegos de disparos con un fondo de pantalla lleno de balas. No se si lo que quieres es plantear un asunto moral o realmente te llama la atención que muera gente en estos juegos e hiciste un blog para hablar de ello. En los comentarios que haces de los otros juegos no hablas de asesinatos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto. Me encantan los shooters y juegos de disparos en general. Por eso he creado un blog en el que hablo de ello. Sin embargo, eso no quiere decir ni mucho menos que en la vida real me guste usar armas ni haga apología sobre ello. Nada más lejos de la realidad.

      Y habitualmente, en otros shooters en primera o tercera persona tenemos cierta coherencia narrativa en cuanto a protagonistas, historia y tiroteos. Por ejemplo en Doom controlas a un marine entrenado para matar que se enfrenta a demonios. Perfecto, me lo trago. En The Evil Within el personaje principal es un policía, supuestamente experto en el manejo de las armas de fuego y que de todos modos se enfrenta a seres poseídos. Ok, también me lo puedo creer. En Spec-Ops: The Line tenemos a militares que sufren en su mente los horrores de matar a otras personas, algo que prácticamente les lleva al borde de la locura. Wow, es algo valiente y que te hace pensar.

      Pero en The Last of Us encontramos a un padre de familia que a se comporta como un exterminador implacable, y a una adolescente que es capaz de matar a decenas de adultos bajo el grito de "piece of shit" o "fuck you". Lo siento, pero me resulta completamente incoherente lo que este juego nos quiere contar en relación a lo que luego nos encontramos a los mandos.

      No es para nada creíble el retrato de Joel y Ellie como seres preocupados el uno por el otro, sensibles y capaces de amar con la masacre que luego llevan a cabo en la pantalla. En ese aspecto otros juegos juegos anteriores y de corte similar como I Am Alive lo resuelven mucho mejor, ya que en ese infravalorado título de Ubisoft sí que tienes la sensación de estar luchando por tu vida en cada uno de los (muy) escasos enfrentamientos con humanos, mientras que en The Last Of Us rechazas a oleadas de enemigos que despedazas sin ton ni son. Y ojo que a mí me gusta el gore, pero con fundamento.

      Por lo tanto, me reafirmo en mi opinión. The Last of Us es un shooter en tercera persona o bien porque Naughty Dog no supo hacer otras cosa, o bien porque querían vender más y punto. Pero ese juego hubiese sido mucho mejor de haberse enfocado de otra forma, sobre todo desde el punto de vista jugable. Aunque tampoco nos vamos a engañar... Es un juego hecho en Estados Unidos, y ya sabemos cómo terminan todos los conflictos apocalípticos ficticios en ese país: masacrándose los unos a los otros a base de tiros. Está en su cultura y en su forma de ser, y a mí es algo que me horroriza y que en The Last of Us queda muy bien reflejado. En ese aspecto el juego actúa como buen reflejo de una sociedad.

      Y doy la enhorabuena a todos aquellos que os guste esa forma de ver la vida. Yo no la comparto, pese a ser un gran aficionado a los juegos de disparos.

      ¡Saludos!

      P.D.: si has leído como dices alguno de mis otros análisis, verás que para mí un 8 es una nota excelente. ¡Notable alto, un honor que ostentan pocos juegos en mi Blog!

      Eliminar
    2. En mi opinión no has entendido el trasfondo del juego. Dices que los demás videojuegos de "acción" en los que se mata a cientos de personas hay una razón de peso, ¿pero en este no?

      No creo que haya algo mas simple y mas NATURAL (ya no del ser humano, si no de cualquier ser vivo) que el matar por tu propia supervivencia. Joel y Ellie no matan por placer, matan por sobrevivir. Vamos, que no viven en un mundo con las leyes morales y judiciales que hay en nuestro mundo, viven en un mundo desolado, lleno de peligros. Mucho mas justificado veo matar en una situación así que por una guerra, que no dejan de ser simples temas políticos y de poder.

      Eliminar